5 maneras de controlar la tensión arterial sin medicación

Con la realización de estos cambios en los hábitos vitales, lograrás reducir tu tensión y reducir el peligro de infarto.

presion arterialSi tienes un diagnóstico de tensión alta (tensión sistólica – el número más alto ciento cuarenta o bien superior; o bien tensión diastólica – el número más bajo – de noventa o bien superior), debes tomarte de verdad tu salud y mudar tus hábitos,

El estilo de vida juega un papel primordial en tu tensión. Un estilo de vida más saludable, puede eludir, retardar o bien reducir la necesidad de medicación.

Ahora te mostramos diez cambios en los hábitos vitales que pueden hacer que tu tensión reduzca y se sostenga en los valores convenientes.

1.- MENOS KILOS Y ATENCIÓN A TU CINTURA

Tensión y peso van de la mano. Perdiendo tan solo cuatro ó cinco kilogramos, tu tensión bajará. Cuantos más kilogramos pierdas, más reducirá tu tensión. Al perder peso, asimismo va a aumentar la eficiencia de la medicación para la tensión que estés tomando.

Aparte de perder peso, observa en especial tu cintura.

Por lo general,

Va a haber peligro de tensión alta en varones cuya cintura exceda los ciento dos cms de contorno.
Asimismo, en mujeres cuya cintura exceda los ochenta y nueve cms de contorno.

2.- REALIZA EJERCICIO REGULARMENTE

Al efectuar ejercicio con regularidad, unos treinta minutos la mayor parte de días de la semana, lograrás reducir su tensión entre cuatro y nueve milímetros de mercurio (mm Hg). Y no hay que aguardar mucho para poder ver la diferencia. Si no has estado activo, acrecentando tu nivel de ejercicio reducirás tu tensión en poquitas semanas.

Si tienes pre-hipertensión – tensión sistólica, con valores entre ciento veinte y ciento treinta y nueve o bien tensión diastólica, con valores entre ochenta y ochenta y nueve – el ejercicio puede eludir que se desarrolle una completa hipertensión. Si ya eres hipertenso, la práctica de ejercicio puede reducir tu hipertensión a valores seguros.

Habla con tu médico para fijar Aun una actividad moderada de diez minutos, como pasear o bien un adiestramiento de fuerza suave, puede asistir.

Mas no te transformes en el “héroe del fin de semana”. Procurar efectuar todo el ejercicio a lo largo del fin de semana que no se ha hecho a lo largo de la semana, no es un buen planteamiento. Estos repentinos sacrificios pueden resultar peligrosos.

3.- DIETA SALUDABLE

Tener una dieta rica en hidratos de carbono, fruta, hortalizas y productos bajos en calorías y limitar las grasas sobresaturadas y el colesterol puede reducir tu tensión bajo catorce mm Hg. Este plan de alimentación se conoce como el Enfoque Alimentario para Detener la Hipertensión.

No es moco de pavo mudar los hábitos alimentarios, mas con la ayuda de estos consejos, lo conseguirás:

Inspecciona tu comida diariamente: Escribiendo lo que comes diariamente, aun solo a lo largo de una semana, puedes contrastar tus auténticos hábitos de comida. Controla lo que comes, cuánto, en qué momento y por qué razón.
Considera la posibilidad de acrecentar el potasio: El potasio puede reducir los efectos del sodio sobre la presión arterial. La mejor fuente de potasio es el alimento, como frutas y verduras, en vez de suplementos. Consulta con tu médico sobre tu nivel de potasio inmejorable.
Transfórmate en un comprador inteligente: Haz una lista de adquiere ya antes de ir al súper para eludir la tentación de adquirir comida basura. Lee las etiquetas de los comestibles y mantén un plan de alimentación sana aun cuando comas o bien cenes fuera de casa.
Date un respiro: Si bien es conveniente sostener una dieta saludable para siempre, esto no quiere decir que debas prescindir de todos y cada uno de los comestibles que te agradan. Está bien gozar en ocasiones, de los comestibles fuera de dieta, siempre y en todo momento con prudencia y moderación.

4.- MENOS SODIO

Aun con una mínima reducción del sodio en tu dieta vas a poder lograr niveles de tensión entre dos y ocho mm Hg. Las recomendaciones para reducir el sodio son:

Limita la ingestión de sodio a dos.300 mms al día o bien menos.
Reducir el sodio a mil quinientos mms o bien menos si tienes más de cincuenta años, o bien tienes ya la tensión alta, diabetes o bien enfermedad nefrítico crónica.
Para reducir el sodio en tu dieta, prosigue estos consejos:

Mide cuánta sal hay en tu dieta: Haz un diario de comestibles para querer cuánto sodio hay en lo que comes y tomas día tras día.
Lee las etiquetas de los alimentos: De ser posible, escoge opciones alternativas bajas en sodio en los comestibles y bebidas que generalmente adquieras.
Come menos comestibles elaborados y procesados: Las patatas fritas, las comidas congeladas, precocinados y comidas preparadas son altas en sodio.
No agregues sal: Solo 1 cucharadita rasa de sal contiene dos.300 mg de sodio. Emplea yerbas y condimentas en vez de sal para agregar más sabor a sus comidas.
Házlo fácil: Si no piensas que puedes reducir drásticamente el sodio en su dieta, redúcelo gradualmente. Tu paladar se ajustará con el tiempo.

5.- LIMITE LA CANTIDAD DE ALCOHOL EN SU BEBIDA

El alcohol puede ser bueno y malo para tu tensión. En pequeñas cantidades puede potencialmente reducir la tensión a valores entre dos y cuatro mm Hg. Mas este efecto de protección se va a perder si ingieres demasiado alcohol – por norma general más de una bebida al día para las mujeres y hombres mayores de sesenta y cinco años o bien más de 2 bebidas al día para hombres y mujeres menores de sesenta y cinco años. Existe más daño que beneficio potencial en el consumo de alcohol.

Si tomas de manera regular no solo va a aumentar tu tensión sino el alcohol puede reducir la eficiencia de los fármacos contra la hipertensión.

Haz seguimiento de tus hábitos de consumo: Así como tu diario de comida, es recomendable sostener un diario de alcohol para el seguimiento de tus hábitos de consumo reales. Una bebida equivale a trescientos cincuenta y cinco mililitros de cerveza, ciento cuarenta y ocho mililitros de vino o bien cuarenta y cinco mililitros de licor de ochenta grados. Si estás tomando más de las cantidades sugeridas, deberías reducir su consumo.
Reduce el consumo: Si eres un bebedor obstinado, quitar de súbito todo el alcohol puede verdaderamente provocar presión arterial alta a lo largo de múltiples días. Con lo que cuando dejes de tomar, hazlo progresivamente y ante cualquier duda consulta con tu médico.
No te emborraches: El consumo excesivo de alcohol puede ocasionar grandes y repentinos cambios en la presión arterial, aparte de muchos otros problemas médicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *