Dieta para la presión alta: Hipertensión

La hipertensión arterial (HTA) es el incremento de la presión arterial de forma crónica con valores iguales o bien superiores a ciento cuarenta mm de Hg (mercurio) de presión sistólica y noventa mm de Hg de presión diastólica. La HTA es un factor de peligro cardiovascular. La presión arterial se puede elevar sin una causa anterior famosa, por ciertas enfermedades (endocrinas, nefríticos…), por el consumo de ciertos medicamentos. Otras causas son el abuso de tabaco, el abuso de alcohol, el agobio, el sobrepeso, la carencia de ejercicio… y por proseguir una dieta con exceso de sal.

dietas para hipertensosAbundantes estudios prueban que reducir la cantidad de sodio en la dieta reduce la presión arterial. La sal es precisa en el organismo en pequeñas dosis, mas si se excede la cantidad conveniente se puede generar retención de líquidos y incremento de la presión arterial. Precisamos uno con veinticinco g de sal al día y debemos intentar sostener su ingesta bajo los seis g al día (1 cuchara de café): seis g de sal = dos,5 g de sodio = dos.500 mg de sodio.
Dieta para hipertensos Descarga la dieta para la hipertensión

La sal de los comestibles

La manera pero simple de reducir la sal en la dieta es no incorporarla a los comestibles. Los comestibles frescos acostumbran a tener una concentración de sal considerablemente más baja que los preelaborados o bien precocinados.

De mayor a menor contenido, los comestibles pero ricos en sal son: cubitos de caldo, sopas comerciales, bacalao salobre, tocino de cerdo, caviar, pizzas, bacon, precocinados (croquetas, empanadillas…), queso azul, ketchup, jamón serrano, aceitunas, jamón cocido, queso manchego, patatas fritas comerciales, frutos secos, embutidos…

Relevancia del etiquetado

Es fundamental leer bien el etiquetado de los productos para comparlos entre sí y eligir aquéllos con un contenido bajo en sal. Ten presente que los ingredientes se ponen en la lista en orden descendente de cantidad. O sea, lo antes posible aparezca la palabra sal en la lista de ingredientes, mayor proporción contiene. Por este motivo, es recomendable elegir los productos en los que la sal esté cara el final de la lista.

Otro consejo esencial es intentar seleccionar siempre y en toda circunstancia comestibles que contengan menos de cero con cinco g o bien quinientos mg de sodio por cien g de producto. Si deseamos calcular cuánta sal tiene un producto, debemos multiplicar la cantidad de sodio por dos,5, puesto que un gramo de sodio equivale a dos,5 gramos de sal.

Medicamentos con sodio

Las personas que tengan limitado el consumo de sodio asimismo deben saber que ciertos medicamentos tienen un alto contenido de este elemento, singularmente aquéllos con una presentación efervescente.

Sustitutos de la sal

Para hacer más sabrosos los platos usa condimentas y yerbas como sustitutos de la sal. Por servirnos de un ejemplo, cuando prepares una carne puedes emplear lauro, nuez moscada, pimienta, salvia, tomillo, ajo, cebolla, orégano o bien romero. En el caso de los pescados, acostumbra a irles mejor curry en polvo, eneldo, mostaza, jugo de limón o bien pimienta. Y para los vegetales, lo más apropiado es romero, salvia, eneldo, canela, estragón, albaca o bien perejil.

Dieta baja en sal
Así como la reducción en el consumo de sal, el tratamiento dietético de la HTA consiste en una dieta rica en verduras, frutas, legumbres, pescado, aceite de oliva y comestibles que contengan poca grasa. El alcohol y substancias excitantes como la cafeína generan un incremento de la presión arterial. Por este motivo, se recomienda limitar su ingesta:

Los hombres, menos de treinta g de alcohol diarios; las mujeres, menos de veinte g.
Y recuerda: los hábitos vitales saludables como el ejercicio, no fumar, el control del peso y una dieta conveniente te pueden asistir a supervisar la HTA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *